Search

Malvinas Islands: Facts and Fictions

Let´s set the record straight

Fact Nº 2: The British Government Designed “Britishness” of the Place

The act of force of 1833 was part of the imperialistic policies of the European Powers in the Americas, Africa and Asia during the XIX century. The invasion of the Malvinas as well as the two British attempts to invade Buenos Aires in 1806 and 1807 must be understood in this context, i.e. the British pursuit of a strategic point in the South Atlantic. Argentina was expelled from the islands in 1833 when Great Britain invaded the islands. The Argentine authorities settled there were forced to leave by the British fleet. Most of the settlers in Puerto Soledad had had to leave for Montevideo after the American attack of 1832.

After the Invasion, the British Government designed the composition of the population of the islands by importing settlers of British origin as part of a colonization plan which persists to this day. As the British Secretary of Foreign Affairs recognized in his letter of 5 March 1842: “Her Majesty having in the exercise of the Sovereign Rights, directed a permanent system of British Colonization to be established in those Islands.” As a result of this colonization plan and strict immigration control, Argentines from the mainland are not allowed to reside or own property in the islands thus preserving the fabricated “Britishness” of the place.

Contrary to what the UK describes as “free will” immigration not restricted to British Nationals, the plan to colonize the islands with settlers of British origin was expressly designed by the Commissioners of the Crown Lands and Emigration as early as 1840; non-British were only allowed to stay and work in farming but not as “settlers”, a condition only reserved for British nationals entitled to reside and own land.

The unbound booklet of the Illegal Government of the Islands posts photos of families who settled in the Malvinas Islands last century. Argentines were not allowed to reside or buy land after the invasion.

Advertisements

Fact Nº 1: The Royal Navy Invaded Argentina

In 1520, the Malvinas Islands were discovered by the Magellan’s expedition. All the Southern part of the Americas remained under Spanish sovereignty pursuant to several treaties signed during the historical period, such as the 1670 American Treaty between Spain and England. In 1764, France established the Port Louis settlement in Isla Soledad. Spain protested and France withdrew in 1767, in a recognition of Spain`s better title. England had already recognized Spain sovereignty over Malvinas when it declined to carry out an expedition in 1749 due to Spain`s demand.

In 1820, the United Provinces of the River Plate sent Colonel David Jewett to take possession of the islands, as reflected in international newspapers of that time. The Argentine government took several actions in support of its sovereignty over the islands, including the appointment of governors, enactment of legislation on fisheries and granting international concessions. In 1825, Great Britain recognised Argentina as a sovereign state, and made no reservations regarding Argentina`s exercise of sovereignty over the Malvinas Islands, which was public and peaceful.

On 3 January 1833, the Clio Corvette of the Royal Navy of Great Britain invaded the Malvinas Islands on behalf of the Crown, and took over Puerto Soledad by force.

On 15 January 1833, the Argentine Government protested to the British Charge d`Affairs in Buenos Aires, who replied he “lacked instructions”.

On 24 April 1833, the Argentine representative in London presented a note of protest to His Majesty’s Government, which he reiterated on 17 June 1833, in a lengthy and documented memorandum.

Since then, Argentina has repeated its protests against the act of force and the illegal occupation.

Introduction: These are the Facts

There is a new propaganda booklet produced by the FIG, in which they point out “Facts and Fictions” of the Ruda Statement.

All of them, are very cheap. It is worrisome how much resources are being spent on producing propaganda, instead on trying to build bridges.

But first things first: the “Alegato Ruda” – which was delivered 50 years ago- is still one of the masterpieces of International Law.  Ruda`s 8.000-word speech was celebrated by the international community, which endorsed Argentina`s position. Ambassador Ruda gave a detailed account of the historical facts before and after the occupation of part of the Argentine territory and revealed that the British position is only based on force and a systematic colonization plan that it seeks to present today as relating to a “right” that the UK only describes as a “principle”: that of the self-determination of peoples under colonial subjugation.

WELCOME TO MY BLOG

This year, the Ruda Statement turns 50 and the British Government has done nothing but try to discredit Argentina`s solid position. Instead of complying with international law and UN resolutions, the UK distors reality in an attempt to force a malicious version of “their” story. Last week, they started a campaign in which Ambassador Ruda is being attacked.

Ambassador Ruda was an outstanding diplomat, who had the honor to present Argentina`s case at the United Nations. Because of his action, the world recognized Argentina`s rights and the need to settle a sovereignity dispute whose existence the UK simply denied… (and continues to deny). As a result of Ruda`s statement, the General Assemby of the UN adopted a resolution on the “Question of the Malvinas Islands.”

I present the true facts on the Question of the Malvinas Islands to contribute to set the record straight.

Truth Will Always Prevail.

M.R.
September 2015.

Hecho N° 10: A pesar de lo que el Reino Unido afirma, el ejercicio de soberanía de Argentina sobre las Malvinas era público. El Times de Londres lo confirmó el 3 de agosto 1821.

Panfletos británicos y un reciente artículo de opinión publicado en un dudoso medio de noticias revelan que la campaña de propaganda del Reino Unido ha llegado a niveles alarmantes: el Reino Unido ahora distorsiona los hechos y los documentos a los cuales el Gobierno británico ha prestado históricamente su aquiescencia.

Después de la Revolución de Mayo de 1810, las Provincias Unidas del Río de la Plata llevaron a cabo actos demostrativos del ejercicio efectivo de la soberanía sobre las Islas Malvinas. Como ejemplo, hay correspondencia de José de San Martín quien, en 1816, solicitó el envío a la capital de las Provincias Unidas de los presos en Patagones y Malvinas.

El acto de posesión de las islas ejercido en 1820 por el Coronel David Jewett en representación de la Argentina, entonces Provincias Unidas del Río de la Plata, es otro ejemplo de importancia primordial. Tanto es así que se convirtió en otro blanco de la propaganda británica en su intento de distorsionar la realidad y la verdad histórica.

A principios de 1820, el Coronel David Jewett, oficial naval nombrado oficialmente por el Gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata fue enviado a tomar posesión de las Malvinas. Balleneros y pescadores de diferentes países participaron en el evento.

Este hecho tuvo amplia repercusión en periódicos internacionales de la época a través de una “Circular” que informó al mundo de la toma oficial de posesión de las islas “en el nombre del Supremo Gobierno de las Provincias Unidas de América del Sur”.

No sólo “The Times” de Londres publicó la circular el 3 de agosto 1821, sino también “El Redactor” de Cádiz, España, y el Salem Gazette. El Reino Unido se mantuvo en silencio y jamás protestó ante este acto soberano.

David_Jewett_-_Redactor_de_Cádiz_-_Agosto_de_1821

El Gobierno argentino adoptó varias medidas en apoyo de su soberanía sobre las islas, incluyendo el nombramiento de gobernadores, la promulgación de legislación pesquera y el otorgamiento de concesiones internacionales. La propaganda británica parece ignorar todos estos hechos.

Así como el hecho de que, en 1825, Gran Bretaña reconoció a la Argentina como Estado soberano e independiente y no hizo ninguna reserva en relación con el ejercicio de la soberanía de la Argentina sobre las Islas Malvinas, que para entonces no sólo era pacífico sino, además, público.

Es sólo ahora que la propaganda británica niega la existencia misma de la “Circular”, publicada en The Times y acusa a Argentina de una maniobra. Cualquier persona sensata interesada puede confirmar la autenticidad de este hecho consultando los archivos de The Times del 3 de agosto 1821, donde encontrará que la Circular sí fue publicada y nunca fue protestada por el Reino Unido.

La “Circular” aparece en el extremo inferior derecho de la hoja en la versión papel (The Times, Londres, viernes 3 de agosto 1821). Si la “Circular” fue posteriormente reproducida fuera de su formato original, ello no disminuye la importancia vital de este hecho ni su autenticidad. Cualquier reclamo en contrario es simplemente falso.

Times-3-august-1821-Falklands

Hecho N° 9: El Reino Unido distorsiona la historia en su intento de desconocer sus propias acciones

El Duque de Wellington no era el único funcionario británico de alto rango que tenía dudas sobre los presuntos títulos británicos sobre Malvinas. Hay toneladas de documentos en los que diferentes funcionarios expresan su preocupación sobre sus supuestos “derechos”.

Por el contrario, los funcionarios del Gobierno argentino nunca tuvieron duda alguna de que las Malvinas pertenecen a Argentina y ese hecho se refleja en miles de documentos, incluyendo mapas.

Recién ahora propagandistas británicos acusan a Argentina de no reflejar su soberanía sobre las islas en los mapas oficiales publicados en el siglo XIX. Hay especialmente un mapa en cuestión sobre la que la propaganda Reino Unido trata de distorsionar la historia y la realidad: el mapa de Latzina de 1882. Tras 130 años de la publicación del mapa, la propaganda británica argumenta recién ahora que el color en el que se se representan a las islas es similar al utilizado para Chile y Uruguay.

Este mapa muestra las islas como “Islas Malvinas” y por ello parte de Argentina.

El mapa Latzina de 1882 fue confeccionado a solicitud del Gobierno de la Nación y refleja las diferentes oportunidades agrícolas para los inmigrantes. Representa las regiones aptas para la agricultura a lo largo de todo el territorio de la Argentina y las  regiones están diferenciadas con diferentes tonalidades de color. Las Malvinas tienen el mismo color beige pálido utilizado para la ciudad de Buenos Aires, dado que ambos territorios ofrecían las mismas escasas oportunidades agrícolas: escasas.  Puede verse fácilmente que el color utilizado para el territorio continental de la Argentina también varía en función de las regiones agrícolas según las oportunidades que ofrecen.

Además, si las Malvinas no hubieran sido representadas como parte del territorio de Argentina, ¿por qué el mapa incluye detalles de todos los accidentes geográficos como lo hace respecto del resto del territorio nacional argentino? ¿Y por qué el mapa no incluye los accidentes geográficos de Uruguay y Chile?

Si se lo observa con atención puede confirmarse que no se detallan los accidentes geográficos en el caso de Chile y Uruguay, a pesar de que son del mismo color que el utilizado para las Malvinas y la ciudad de Buenos Aires. ¿Por qué no? Porque se trata de países vecinos.

El hecho es que la propaganda británica está tratando de distorsionar documentos y hechos históricos con mentiras descaradas en su desesperado intento de engañar a la opinión pública. La distorsión del mapa de 1882 es parte de esa campaña de propaganda.

Argentina siempre ha incluido a las Islas Malvinas en su cartografía oficial, con el nombre de “Malvinas”, y por lo tanto parte de su territorio nacional. Por nombrar sólo algunos, en 1886, el Instituto Geográfico de Argentina publicó un mapa que representa Gobierno de Tierra del Fuego que incluía Malvinas. En 1918, las islas se presentan como “Islas Malvinas” y, por ello, parte de Argentina en un mapa publicado por el Ministerio de Agricultura que representa todo el territorio argentino en diferentes tonos y colores según el grado de desarrollo de la agricultura y la disponibilidad de las redes de ferrocarril.

Map_of_Argentina_by_Francisco_Latzina,_1882

#Folleto: Malvinas, Ficciones y Hechos

Les presento el nuevo documento en español.
Ficciones y Hechos sobre las Islas Malvinas

Hecho N° 8: Nunca existieron “tres” partes en la disputa de soberanía

Las Naciones Unidas jamás aceptaron que los colonos británicos en Malvinas sean una “parte” en la disputa. La ONU siempre ha dejado en claro que sólo hay dos partes en la disputa de soberanía: Argentina y el Reino Unido. Por tal razón es que la ONU le solicitó a ambos países que tomen debidamente en cuenta los “intereses” de los habitantes de las islas en sus negociaciones bilaterales. Sin excepción, ninguna organización internacional o foro ha aceptado que los súbditos británicos en las islas sean en la controversia una parte en la controversia diferente de su país de ciudadanía.

Es recién ahora que el Reino Unido hace esfuerzos por presentar a sus ciudadanos en las islas como alguien diferente a los de la metrópoli y los denomina como la “tercera parte” en la controversia. Esto es nuevo, puesto que los isleños han participado históricamente en reuniones bilaterales con Argentina siempre como miembros de la delegación del Reino Unido.

Después de que el Reino Unido aceptó cumplir con la resolución 2065 (XX), en 1966, Argentina y el Reino Unido celebraron varias reuniones bilaterales sobre las islas durante casi dos décadas. Ambos países iniciaron una serie de conversaciones y discutieron diferentes opciones para resolver la controversia, incluyendo la transferencia de la soberanía, la administración conjunta o un arrendamiento posterior de las islas. Había incluso proyectos de documentos en los que Gran Bretaña reconoció la soberanía argentina sobre las Islas y, como el Memorando de Entendimiento de 1968, fue inicialado por ambas delegaciones.

Durante los años 70, mientras las delegaciones de ambos países negociaban sobre la soberanía y las comunicaciones desde y hacia las islas, los isleños fueron parte de la delegación británica en las reuniones bilaterales. Las reuniones eran siempre bilaterales, tal como estipula el mandato de la ONU, lo cual no impidió que naturalmente los isleños formen parte de la delegación de su país. Argentina nunca se opuso y favoreció su participación debido a que sus “intereses” siempre fueron parte de los aspectos a tener en cuenta en las conversaciones bilaterales. Tanto es así que la Declaración Conjunta del 1 de julio 1971 dejó esto en claro cuando expresa que las dos partes en las negociaciones eran llevadas a cabo por las “delegaciones de la República Argentina y del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, ÉSTA ULTIMA CON LA PARTICIPACIÓN DE ISLEÑOS” (1).

Las sucesivas reuniones argentino-británica celebradas en los años 90 y 2000 sobre varias de las cuestiones relacionadas con la disputa siempre incluyeron a isleños como parte de las delegaciones del Reino Unido a las reuniones bilaterales. Nunca el Reino Unido presentó estas reuniones como “trilaterales”.

Argentina siempre ha declarado que está comprometida a respetar los intereses y el modo de vida de los habitantes de las islas de conformidad con los preceptos de las sucesivas resoluciones aprobadas por las Naciones Unidas y otros foros internacionales.

Está claro que el Reino Unido recurre a este nuevo argumento solamente para contradecir su propio comportamiento y para confirmar su desprecio al derecho internacional.

 

(1) Documento A/8368.

Hecho N° 7: Los presuntos títulos del Reino Unido de Malvinas

El Reino Unido tuvo dudas con respecto a sus títulos en las Islas Malvinas. Esto fue expresado por el Primer Ministro británico, el Duque de Wellington, en 1829:

“No está del todo claro para mí que alguna vez hayamos poseído la soberanía sobre esas islas. La Convención [de 1771] ciertamente no va más allá de restaurarnos en Puerto Egmont, el cual abandonamos cerca de sesenta años atrás […]. Tenemos posesión de casi todo puesto y colonia valiosa en el mundo, y confieso mi deseo de evitar que llamemos la atención y los celos de otras potencias por extender nuestras posesiones y establecer un ejemplo que incite a la toma de nuevos territorios. Pero en este caso en el cual nuestro derecho a poseer algo más que Puerto Egmont es disputado, y al menos dudoso, es muy deseable evitar tales actos”.

Fuente : Letter from the Duke of Wellington to Sir George Murray (Foreign Office), in WELLESLEY, Arthur Richard, 2nd Duke of Wellington (Ed.), Dispatches, correspondences and memoranda of field marshal Arthur Duke of Wellington, vol. VI, New York, Kraus Reprint Co, 1973, pp. 48-49.

Blog at WordPress.com.

Up ↑