Además de los cinco principales hechos que usted acaba de leer, en los últimos años, el Reino Unido ha aumentado su retórica sobre otros temas relacionados con las Islas Malvinas.

El periódico The Intercept ha revelado cómo el Reino Unido espió a funcionarios del gobierno argentino y cómo se llevó a cabo una planificación para dar forma a la opinión pública en América Latina, mediante la creación de instituciones, programas y planes financiados por el Reino Unido. La campaña también incluyó medios de comunicación tradicionales y redes sociales.

El gobierno ilegal en Malvinas ha autorizado actividades hidrocarburíferas ilegales y otorgan un alto número de licencias para la pesca.

Por último, el Reino Unido ha aumentado drásticamente la presencia militar.

Las consecuencias de los actos unilaterales británicos no se limitan a la actualidad, y seguirán teniendo impacto en las futuras generaciones.

La recuperación por medios pacíficos de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes  es un objetivo permanente e irrenunciable del
Pueblo argentino.

Advertisements