En septiembre de 1964, José María Ruda, Representante Permanente de Argentina ante las Naciones Unidas se dirigió al III Subcomité de la ONU sobre la Cuestión de las Islas Malvinas. Su intervención fue conocida más tarde como el Alegato Ruda.

El Alegato Ruda condujo a la adopción de la Resolución 2065 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que confirmó los argumentos argentinos de que las Islas Malvinas pertenecen a la República Argentina y que son objeto de la ocupación británica. Al mismo tiempo, reconoció que existe una disputa de soberanía entre los dos estados- Reino Unido y Argentina- sobre las Islas.

El discurso de 8000 palabras pronunciado por Ruda fue celebrado por la comunidad internacional, que respaldó la posición argentina. El Embajador Ruda hizo un relato detallado de los hechos históricos posteriores y anteriores a la ocupación de parte del territorio argentino y reveló que la posición británica se basa únicamente en la fuerza y en un plan de colonización sistemática que procura presentar hoy como relativa a un “derecho” que el Reino Unido sólo se describe como un “principio”: el de la autodeterminación de los pueblos sometidos a dominación colonial.

Advertisements